Decreto–Lei n.º 125/92